Supermodelos de los 90: cómo surgieron las icónicas representantes de la nueva tendencia

Supermodelos de los 90: cómo surgieron las icónicas representantes de la nueva tendencia

Cindy Crawford cumplió este mes 55 años, e incluso a día de hoy sigue siendo un icono de la moda para muchos. Te contamos la historia de la élite de supermodelos que surgió en los años 80 y 90

Christy Turlington (EEUU), Linda Evangelista (Canadá), Naomi Campbell (Reino Unido), Cindy Crawford (EEUU) y Claudia Schiffer (Alemania) aún se asocian en la conciencia social con verdaderas supermodelos.

Y eso que el término "supermodelo" no es nuevo. Ya se usaba en los años 40. En 1949 la revista Cosmopolitan atribuyó este título a la actriz y modelo Anita Coulby, que aparecía en los anuncios publicitarios tan a menudo que el público empezó a llamarla The Face (la cara en español).

Con el paso del tiempo, se empezó relacionar el ser una supermodelo con encarnar también el ideal de belleza moderno, explican las columnistas de Sputnik. Así, en 1968 la revista Glamour atribuyó el título a 19 chicas, entre las cuales estaban Leslie Lawson (más conocida como Twiggy, del Reino Unido) y Vera Gräfin von Lehndorff-Steinort (conocida como Veruschka), quienes fueron imitadas por millones de jóvenes de todo el mundo.

Al final, las modelos empezaron a percibir enormes sueldos. Por ejemplo, en los años 70 la nieta del escritor estadounidense Ernest Hemingway, Margot, firmó un contrato por valor de un millón de dólares con una empresa cosmética, todo un récord. En general, para la década de 1980 el nivel de ingresos de las supermodelos era bastante alto.

Te puede interesar: Elizabeth Hurley presume su espectacular figura a los 55 años, ¿hizo "un trato con el Diablo"?

Las nuevas estrellas de los años 90

Se considera que el fotógrafo de moda alemán Peter Lindbergh inventó a las supermodelos como las conocemos en la actualidad. Un día el fotógrafo le trajo al director de redacción de la principal revista de moda estadounidense Alexander Liberman una inusual foto. En ella se podían ver a unas jóvenes divirtiéndose en una playa vacía. Estaban ligeramente maquilladas y llevaban camisas blancas, y parecía como si no se hubiesen percatado de la cámara. Liberman desechó la instantánea argumentando que no valía nada.

Pero más tarde la periodista británica Anna Wintour vio la foto. En aquel entonces había sido nombrada editora jefa de la edición estadounidense de la revista Vogue, y estaba buscando nuevos enfoques para hacer fotos. Y las jóvenes captadas por Lindbergh rebosaban naturalidad, a diferencia de las modelos de aquel entonces.

"El término supermodelo se hizo popular a principios de los años 90, cuando las chicas del patio vecino, con apariencia de diosas que pasaban vestidas con camisas blancas y no con vestidos de noche de lujo, sustituyeron a las 'ladies' de Hollywood, poco naturales. El fenómeno en sí consistió en ese reajuste que hicieron las marcas y las revistas de moda. Supieron monetizarlo con mucho éxito", explica el fotógrafo y autor del proyecto 'Georgui en off', Georgui Kardava.

La portada de la edición británica de Vogue de 1990 pasó a la historia de la moda. Tras ver a Linda Evangelista, Naomi Campbell, Cindy Crawford, Tatiana Patits y Christy Turlington en el centro, el cantante británico George Michael las invitó a participar en su vídeo Freedom! '90. Y así las modelos empezaron a granjearse fama de estrellas del pop.

Ver también: ¡Qué cambio! Así se veía Kendall Jenner en sus inicios como modelo a los 14 años

Pronto también captarían la atención del diseñador de moda italiano y fundador de la casa de moda Versace, Gianni Versace. Junto con otro italiano, Gianfranco Ferré, Versace llegaría a conformar una mafia de modelos. Fueron los primeros en pagar grandes cantidades de dinero a este pequeño y selecto grupo de modelos. A principios de los 90 sus sueldos ya tocaban los 20.000 dólares al día.

"Las supermodelos de los 90 eran celebridades al nivel de las estrellas de pop y actrices de Hollywood que ganaban los Óscar. No solo representaban un canon de perfección física. También eran destacadas personalidades. Las chicas querían ser como ellas, y para los hombres eran una fantasía erótica", afirma el tutor de exposiciones de fotos y exredactor de la revista GQ, Victoria Marmur.

Un grandioso retorno

Para principios de los 90 y con la retirada de aquel quinteto dorado de modelos, le tocó tener fama a la figura de la heroine chic, encarnada por la supermodelo británica Kate Moss. Gracias a la brasileña Gisele Bundchen, la modelo más pagada de los 2000, el público empezó a hablar también del boom brasileño. Desde Rusia también llegaron estrellas, como Natalia Vodiánova e Irina Shayk.

Con información de Sputniknews.com

Estefania Lisi

Journalist and heavy social media user. Fan of Series and Movies, Fashion, Celebrities and Lifestyle+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias