El infierno que vivió Édgar Vivar por sus kilos de más

En 2008, Édgar Vivar decidió mejorar su calidad de vida con una cirugía.

Édgar Vivar se ganó el apodo del "Señor Barriga" debido a su sobrepeso. Chespirito decidió llamarlo así para el personaje que le designó en El Chavo del 8 y él nunca tuvo problemas, pero un día las cosas cambiaron.

Los chistes dejaron de ser graciosos y los comentarios sobre su aspecto físico comenzaron a lastimarlo. Poco a poco comenzaron a aparecer problemas de salud y el actor dijo "basta". 

En 2008, después de haber sido hospitalizado en reiteradas ocasiones, decidió cambiar su vida para siempre y se hizo una cirugía bariática, que le hizo perder 100 kilos. Claro que no todo fue color de rosa. Muchos de esas libras que eliminó se debieron a la poca absorción de hierro.

"Comía desaforadamente y con seguridad había un hueco afectivo que quise llenar con comida. Hoy me siento sano, ligero, y puedo bailar y cantar en el escenario”, expresó luego de su paso por el quirófano.

Los problemas de salud que tuvo fueron varios. “Tuve dos tromboembolias, entre otros problemas, ese riesgo latente implicaba un mayor peligro de alguna manera para la operación. Fui coqueteado por muchos médicos para hacerme esta operación. Había que terminar con esta situación porque ya estaba sumamente mal, así que las cosas se fueron dando. El Señor Barriga ya se terminó. Es un capítulo cerrado en mi vida hermosísimo, que yo le agradezco a la vida. Yo le debo muchas cosas a Chespirito, fueron personajes encantadores”, aseguró el artista.

A pesar de que intentó dar vuelta la página, nunca pudo despegarse de esos papeles y ahora aprovechará para hacer algunas presentaciones en Estados Unidos por el valor de 80 dólares por persona.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias