Grolar, el oso híbrido que se propaga por el Ártico gracias al cambio climático

Grolar, el oso híbrido que se propaga por el Ártico gracias al cambio climático

Las alteraciones en el ambiente causadas por el cambio climático hacen cada vez más frecuente el apareamiento de osos polares y osos pardos, dicen los científicos

Llamados grolar o pizzly una combinación de polar y grizzly —pardo, en inglés—, estos híbridos, antes raros, se hacen cada vez más comunes a raíz del creciente contacto entre las dos especies de osos. A medida que el mundo se calienta y el hielo del Ártico disminuye, los osos polares van a buscar comida cada vez más hacia al sur, donde se encuentran con osos pardos, cuyas áreas de distribución, por su parte, se expanden hacia el norte.

Si bien los animales híbridos no suelen estar mejor adaptados a su ambiente, los grolares parecen ser una excepción. De hecho, posee algunas características que podrían darles una ventaja en los hábitats del norte que se están calentando.

"Por lo general, los híbridos no se adaptan mejor a sus entornos que sus padres, pero existe la posibilidad de que estos híbridos puedan buscar una gama más amplia de fuentes de alimentos", dijo a Live Science Larisa DeSantis, paleontóloga y profesora asociada de ciencias biológicas en la Universidad Vanderbilt (EEUU).

Los osos polares tienen cráneos más largos, lo que hace más fácil que agarren focas del mar. Sus molares, sin embargo, son pequeños para el tamaño de su cuerpo debido a que se alimentan de alimentos blandos. Los osos pardos, por su parte, tienen dientes más grandes y pueden ingerir una amplia gama de alimentos.

"No lo sabemos todavía, pero tal vez el cráneo intermedio del pizzly podría conferir una ventaja biomecánica", hipotetiza DeSantis.

Los osos pardos y los osos polares se divergieron hace relativamente poco tiempo, hace entre unos 500.000 y 600.000 años, por lo que las dos especies pueden producir descendientes viables al aparearse. Observaciones realizadas en cautiverio y en la naturaleza sugieren, además, que los grolares son fértiles.

Visto por primera vez en la naturaleza en el año de 2006, los híbridos de osos pardos y polares se han vuelto más y más comunes. En 2017, por ejemplo, una única hembra de oso blanco dio a luz ocho crías de grolar.

"Estamos teniendo impactos masivos con el cambio climático en muchas especies en este momento", dijo DeSantis, antes de agregar que los osos polares en peligro de extinción son una señal que nos dice "lo mal que están las cosas".

Con información de Sputniknews.com

Estefania Lisi

Journalist and heavy social media user. Fan of Series and Movies, Fashion, Celebrities and Lifestyle+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias