Las personas gestantes que no consumen tabaco tienen hasta un 50% más de probabilidades de lograr un embarazo sano

Las personas gestantes que no consumen tabaco tienen hasta un 50% más de probabilidades de lograr un embarazo sano

· Los hábitos saludables contribuyen a lograr el éxito durante la búsqueda del embarazo. Además, el tabaquismo incide directamente sobre la salud del bebé · Según especialistas de IVI Buenos Aires, abandonar el cigarrillo aumenta hasta en un 50% las posibilidades de quedar embarazada

Desde 1987, todos los 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, una fecha para llamar la atención sobre los efectos letales que el hábito de fumar provoca en el cuerpo. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el consumo de tabaco causa 8 millones de muertes por año.

Además, los fumadores y fumadoras tienen una tendencia a atravesar la enfermedad por el virus de COVID-19 de forma más severa, por lo que esta condición se suma a la lista de razones por las cuales es recomendable abandonar el consumo de tabaco.

Por las dificultades que el consumo de cigarrillos tiene en el sistema reproductivo, el deseo de formar una familia también puede ser una motivación para dejar de fumar.

Los compuestos de tabaco comprometen diversos órganos, entre ellos el ovario. Múltiples estudios demuestran que la cotinina, un componente del tabaco, se encuentra presente en el líquido folicular y en las células del ovario de mujeres fumadoras activas.

En ese marco se acumulan moléculas tóxicas dando lugar a un ambiente altamente nocivo para la maduración de los ovocitos.

“El cigarrillo reduce las chances de lograr un embarazo, tanto de forma natural como mediante tratamientos de reproducción asistida, y a la vez incrementa las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo o tener gestaciones ectópicas”, señaló el Dr. Fernando Neuspiller, tocoginecólogo y director de IVI Buenos Aires, centro de salud reproductiva.

Pero no sólo se ven afectadas las mujeres, sino que los varones fumadores también sufren consecuencias en su sistema reproductivo, especialmente aquellos en los que el consumo alcanza o supera los 10 cigarrillos al día, lo que genera una reducción de entre el 20 y el 30% del volumen de eyaculado, del recuento espermático y de su motilidad -capacidad de moverse de manera independiente-.

“El tabaco puede producir daño en la formación de las células sexuales del varón. Reduce la producción de estrona y estradiol, dos tipos de estrógenos que secretan los testículos y cuya función es evitar la muerte de las células seminales”, aclaró el Dr. Neuspiller.

Según observan los especialistas en reproducción asistida, cuando el hombre fuma cerca de 15 cigarrillos al día las chances de lograr un embarazo espontáneo se ven claramente reducidas. Por su parte, en reproducción asistida, cuando se trata de parejas de fumadores la tasa de implantación es menor, y se necesitan el doble de ciclos para lograr una gestación.

Por qué dejar de fumar

Según las cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el mundo hay cerca de 780 millones de personas que quieren dejar el tabaco, aunque sólo el 30% tiene acceso a herramientas que pueden ayudarlas a hacerlo.

“El embarazo puede resultar una gran excusa positiva para dejar de fumar. Cuando fumamos estando embarazadas, podemos afectar al bebé de maneras que son irreversibles, como las alteraciones cromosómicas que generan enfermedades genéticas”, explicó la Dra. Natalia Fernández Peri, especialista en reproducción asistida y directora médica de IVI Buenos Aires, y señaló que algunas de las patologías registradas por esta afección son “obesidad, hiperactividad y trastornos en el comportamiento”.

Los beneficios de dejar de fumar se ven a largo y a corto plazo: dentro de las 12 horas después de tomar la decisión, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores considerados médicamente normales, mientras que entre las primeras dos y doce semanas, mejora la circulación y aumenta la función pulmonar.

En un año, se reduce en un 50% el riesgo de cardiopatía coronaria respecto del riesgo que tiene una persona fumadora.

“El consumo de cualquier tipo de cigarrillo está contraindicado durante todo el proceso de gestación, y los estudios demuestran que los niños o niñas cuyas madres han fumado durante el segundo y tercer trimestre de embarazo -período en que se produce el desarrollo neuronal- pueden presentar dificultades auditivas, retrasos en el lenguaje o falta de atención”, agregó la Dra. Fernández Peri.

Estefania Lisi

Journalist and heavy social media user. Fan of Series and Movies, Fashion, Celebrities and Lifestyle+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias