Ningún país se salva solo: desigual acceso a las vacunas pone en riesgo la recuperación económica

Ningún país se salva solo: desigual acceso a las vacunas pone en riesgo la recuperación económica

Se encendieron las alarmas en expertos sanitaristas, economistas y organismos internacionales: si el acceso a las vacunas contra el COVID-19 es desigual, la recuperación de la economía global está en riesgo

En el mejor de los casos, sólo las grandes economías podrán mejorar un poco la performance luego del derrumbe 2020, pero esa recuperación sería limitada por la continuación de la crisis en el resto de los países.

La debacle económica y social más devastadora de por los menos los últimos 100 años se está desplegando sin cooperación ni coordinación a nivel mundial, en especial de las potencias.

Esos países han acopiado contratos de compra de vacunas que más que duplican sus respectivas poblaciones, provocando una distorsión aún mayor entre la oferta (producción de laboratorios) y demanda (necesidad de los países) de un bien muy escaso.

Economía

En la Asamblea Anual de Primavera conjunta del Grupo Banco Mundial-Fondo Monetario Internacional hubo varias intervenciones advirtiendo sobre la desigualdad en el acceso a las vacunas. La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud también emitieron alertas.

Los países que apuestan a salvarse solos con la acumulación de vacunas puede terminar perjudicándose. Esta es la principal conclusión luego de observar lo despiadado del actual funcionamiento de la economía global.

Fracaso

El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico respecto a la distribución equitativa de las vacunas contra el COVID-19, advirtió el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Gebreyesus.

"El precio de este fracaso se pagará con vidas y medios de subsistencia en los países más pobres del mundo", aseguró.

Tedros denunció que algunos países y empresas continúan dando prioridad a los acuerdos bilaterales, evitando de esa forma el mecanismo COVAX, la iniciativa puesta en marcha para garantizar un acceso equitativo a las inmunizaciones por parte de los países.

El COVAX fue creado por la OMS exactamente para evitar el actual escenario de acaparamiento, un mercado caótico, de respuestas descoordinadas y la disrupción social y económica permanente. Pero las potencias y laboratorios lo están ignorando.

El enfoque de "yo primero" no solo deja en riesgo a las personas más pobres y vulnerables, sino que también es contraproducente. Comportamientos de ese tipo solo prolongarán la pandemia, las restricciones necesarias para contenerla y el sufrimiento humano y económico.

La equidad de las vacunas no es solo una cuestión moral, sino que es un imperativo estratégico y económico. Tedros mencionó que un estudio reciente de la OMS estimó que los beneficios económicos de la asignación equitativa de vacunas para 10 países de altos ingresos serían de al menos 153.000 millones de dólares en 2021, aumentando a 466.000 millones para 2025.

Prioridad

La Directora Gerente del FMIKristalina Georgieva, en un encuentro virtual durante la Asamblea Anual del Banco Mundial-FMI, hizo hincapié en que este año y el próximo la política sobre vacunación tendrá más prioridad que las herramientas convencionales de política fiscal y monetaria para garantizar la recuperación tras la crisis.

"Sin ella no podemos corregir el rumbo de la economía mundial", señaló durante una conversación con el Presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, y la Directora General de la Organización Mundial de Comercio, Ngozi Okonjo-Iweala.

Aunque la economía estadounidense está mostrando señales de recuperación, Powell reconoció que la crisis sigue pesando más para los trabajadores menos remunerados, y que la tasa de desempleo en el cuartil inferior de ingresos sigue siendo de 20%.

"Los virus no respetan fronteras, y hasta que el mundo esté vacunado todos estamos expuestos al riesgo de nuevas mutaciones y no podremos reanudar verdaderamente la actividad con confianza en todo el mundo", señaló Powell.

Ngozi advirtió que tomará mucho tiempo alcanzar la inmunidad de rebaño si los países de bajo ingreso reciben sólo un 0,1% de las vacunas administradas a escala mundial.

Reclamó ampliar la producción y la distribución de vacunas."Si no actuamos rápido, los avances logrados en las partes del mundo que ya han sido vacunadas podrían verse revertidos", explicó.

Recuperación

En Manejar recuperaciones divergentes, la economista principal del FMI, Gita Gopinath, afirma que "se observa una peligrosa divergencia en la recuperación entre los distintos países y dentro de cada país, dado que la situación es menos favorable en las economías donde la distribución de las vacunas es más lenta, el respaldo de política económica es más limitado y la dependencia del turismo es mayor".

Transcurrido un año de la pandemia de COVID-19, la comunidad mundial aún se enfrenta a tensiones socioeconómicas extremas mientras crecen las pérdidas humanas y millones siguen desempleados.

Gopinath señala que estima una recuperación un poco mejor de la economía mundial en comparación con su anterior pronóstico de enero: el crecimiento proyectado es de 6% en 2021 (un aumento de 0,5 punto porcentual) y 4,4% en 2022 (un alza de 0,2 punto porcentual), que sigue a una contracción histórica estimada en -3,3% en 2020.

"Sin embargo, la recuperación será despareja y requerirá esfuerzos multilaterales para salvaguardar los avances logrados antes de la pandemia en la reducción de la desigualdad y el alivio de la pobreza", indica.

Las perspectivas mundiales están rodeadas de un alto grado de incertidumbre y un avance más rápido de la vacunación podría mejorar los pronósticos, en tanto que una mayor prolongación de la pandemia con variantes del virus que no puedan prevenirse mediante las vacunas podría provocar una drástica corrección a la baja de los pronósticos.

El FMI estima que mientras que en algunos países se logrará una vacunación generalizada para el tercer trimestre de este año, la mayoría, y especialmente los países de bajo ingreso, deberán esperar hasta finales de 2022 para lograrlo.

"Para acelerar las vacunaciones se requiere aumentar la producción y distribución de vacunas, evitar los controles a las exportaciones, financiar plenamente la iniciativa COVAX, de la que dependen muchos países de bajo ingreso para obtener dosis, y asegurar transferencias mundiales equitativas del excedente de dosis", aconseja Gopinath.

Inequidad

La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, manifestó que la COVID-19 ha expuesto las desigualdades que representan obstáculos para la salud de demasiadas personas en las Américas e hizo un llamado para que los líderes de la región a que la equidad sea "la fuerza que guíe la recuperación de la pandemia".

Para vencer el COVID-19 y que la recuperación logre que el mundo sea más equitativo, Etienne instó:

Guerra Fría

Vitor Gaspar, Director del Departamento de Finanzas Públicas del FMI, aseguró que "la vacunación mundial puede ser el proyecto público de mayor rentabilidad jamás identificado".

En el artículo Adaptar el apoyo de los gobiernos señala que si la pandemia se controlara mediante la vacunación, el crecimiento mundial resultante sería más vigoroso, arrojaría más de 1 billón de dólares en ingresos tributarios adicionales en las potencias económicas de aquí a 2025, y generaría más ahorro en términos de las medidas de apoyo fiscal.

Por lo tanto, asegura que "la vacuna contra el COVID-19 se pagaría por sí sola y con creces, lo cual supondría un excelente rédito del dinero público invertido en el proyecto".

Aconseja que hay que reforzar la cooperación mundial para producir vacunas y distribuirlas a todos los países a costos accesibles. Para concluir que "cuanto más pronto las vacunas frenen la pandemia, más pronto podrán las economías retornar a la normalidad".

El periodista científico Pablo Esteban escribió en el diario argentino Página/12 que apenas una decena de países concentra cerca del 80% de las dosis producidas y más de 130 no recibieron ni recibirán hasta el año que viene ni una sola vacuna.

En ese cuadro de desigualdad brutal, como si no fuera poco el drama sanitario y económico, reapareció una nueva guerra fría: países potencias concentran sus recursos en salvar a su propia población, al tiempo que los laboratorios occidentes comenzaron una campaña de desinformación sobre las vacunas investigadas, desarrolladas y producidas por Rusia y China.

Con información de Sputniknews.com

Estefania Lisi

Journalist and heavy social media user. Fan of Series and Movies, Fashion, Celebrities and Lifestyle+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias