Un silencio vale más que mil palabras: esto revela la pausa antes de contestar a una pregunta

Un silencio vale más que mil palabras: esto revela la pausa antes de contestar a una pregunta

Hacer una pausa antes de responder a una pregunta, aunque sea de un par de segundos, puede hacerte parecer menos sincero, revela un nuevo estudio de psicología. La pausa se percibe por el interlocutor como un tiempo en el que estás inventando una mentira creíble. Pero la realidad es mucho más compleja.

En los 14 experimentos de la investigación participaron 7.500 individuos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Los científicos analizaron las respuestas lentas a las preguntas en dos contextos diferentes. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Journal of Personality and Social Psychology.

La primera respuesta contestaba a la pregunta de si a alguien le había gustado el pastel que había hecho un amigo. La segunda se refería a un delito que había ocurrido en el lugar de trabajo.

www.pexels.com

La conclusión general es que una respuesta inmediata se percibía como más sincera, mientras que una respuesta dada más tarde, incluso al cabo de dos segundos, se consideraba menos franca.

"Evaluar la sinceridad de otras personas es una parte importante y omnipresente de las interacciones sociales. Nuestra investigación demuestra que la velocidad de respuesta es un indicio importante en el que la gente basa sus inferencias de sinceridad", afirma el investigador del comportamiento del consumidor de la Grenoble École de Management (Francia), Ignazio Ziano.

Los resultados fueron más o menos los mismos independientemente de la pertenencia cultural del participante, aunque en algunas situaciones los efectos fueron menores.

En la situación de la tarta, por ejemplo, la velocidad de respuesta no importaba tanto. Los participantes no se fijaban en la pausa antes de la respuesta, ya que la frase "no, no me gusta tu tarta" se considera socialmente inaceptable y nadie espera escucharla.

TE RECOMENDAMOS VER: ¿Qué dieta se adapta mejor a ti? Tus genes e intestinos tienen la respuesta

Por otro lado, en un entorno más serio en el que se preguntaba a alguien por el robo de algo en el lugar de trabajo, se descubrió que la vacilación implicaba engaño o culpabilidad.

Una respuesta más lenta también podría ser justificada, por ejemplo, si el delito había ocurrido hacía muchos años y se requería cierto esfuerzo mental para recordarlo. En este caso, los participantes no pensaban que la lentitud de la respuesta indicara que se estaba mintiendo, sino simplemente que la persona dudaba de sus propia memoria.

Todas estas conclusiones indican que los humanos son capaces, de una manera subconsciente, de interpretar de manera diferente las pausas antes de las respuestas en función del contexto.

Estas conclusiones tienen importantes implicaciones en diversas interacciones sociales, pero una de las más evidentes es el trabajo del jurado que escucha los testimonios judiciales.

"Sería injusto para el que responde, como un sospechoso de haber cometido un delito, que el retraso en su respuesta se atribuyera erróneamente a la supresión del pensamiento o a la fabricación de la respuesta cuando, en realidad, se debe a un factor diferente, como estar simplemente distraído o pensativo", explica Ziano.

Fuente: mundo.sputniknews.com

Marioska Colina Martinez

Licenciada en comunicación social, redactora, locutora, amante del chocolate, cinéfila y adicta a una buena lectura.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias